El adiós de un grande: despiden a Salvador Almaraz en su museo

El adiós de un grande: despiden a Salvador Almaraz en su museo

11 marzo, 2022 Desactivado Por Opinión Bajío

Irapuato, Gto. (Opinión Bajío).- El legado del artista irapuatense, Salvador Almaraz López, se queda en el municipio, México y países en el extranjero, con sus hermosos murales y magníficas pinturas.

El dibujante, pintor y muralista fresero, nació el 18 de noviembre de 1930, con un talento innato y amor por las artes plásticas desde que era niño, cuando se acostaba en el suelo de su hogar para realizar sus primeros trazos.

Dolores Aguilera, fue su primer maestro en el arte y, con el paso del tiempo, esos conocimientos, la técnica y capacidades se fueron puliendo en Salvador Almaraz, quien inició sus estudios en pintura decorativa mural en 1953.

Los mejores dibujantes y muralistas, siempre reconocieron el talento del artista irapuatense, quien pudo formar parte de los grupos de artistas de vanguardia, entre ellos, el también guanajuatense, Diego Rivera.

Su trabajo, tanto de caballete como en murales, contó la historia y la realidad de México, a través de la simbología y preciosas piedras y mosaicos de colores que hacen vibrar a quien las contempla.

Entre los temas que dejó reflejados en sus murales y pinturas, se encuentran la Conquista Española, la Revolución y la Independencia, además de la historia de Irapuato, que demuestran su amor por la tierra fresera.

Su primer mural, elaborado en 1957, denominado “Tierra de las fresas”, muestra a una mujer sobre el Cerro del Piloncillo, sosteniendo las frutilla representativa de Irapuato entre sus manos, obra que le ganó el reconocimiento popular en Irapuato.

Almaraz López hizo viajes de trabajo importantes para su carrera artística, entre ellos a la República de Chile y a Cuba, en los que creó murales que permanecen a través del tiempo y dan muestra de su enorme talento.

Su obra se ha presentado en más de 23 exposiciones colectivas.

Sus murales más representativos en Irapuato, son el de Las Libertades o de Las Revoluciones, que decora la hermosa bóveda sobre las escalinatas de la Presidencia Municipal.

También en el Centro Histórico, se encuentra el mural de Los Fundadores o de Los Orígenes, a un costado de uno de los edificios más antiguos del municipio, el Templo del Hospitalito, mural que representa la historia de Irapuato durante la Conquista Española.

Su última obra monumental fue el Obelisco del Parque Irekua, una pieza de 30 metros de altura y con un peso de cerca de 10 toneladas, decoradas con piezas de mosaico.

El 18 de febrero de 2022, el Museo de la Ciudad recibió el nombre del artista, quien puso a Irapuato muy en alto; el muralista fue nombrado por el Ayuntamiento como Irapuatense Distinguido.

En el Museo Salvador Almaraz, familiares, amigos, autoridades municipales y estatales, se rindió una Guardia de Honor este 11 de marzo, para despedir al artista irapuatense, quien el pasado noviembre de 2021, alcanzó los 91 años de edad.

Salvador Almaraz deja un gran legado para las nuevas generaciones de artistas, para el muralismo en México y para la identidad de las y los irapuatenses, por su amor profundo por su ciudad.