“En medio de la crisis, 3era Parte”, la columna de Gerardo Mosqueda. 13 de febrero de 2022

“En medio de la crisis, 3era Parte”, la columna de Gerardo Mosqueda. 13 de febrero de 2022

13 febrero, 2022 Desactivado Por Opinión Bajío

Hace unos días tuve oportunidad de volver a leer el decálogo del populismo que escribió el historiador Enrique Krauze y fue publicado en 2005. Quien se imaginaría la actualidad de aquella publicación, 17 años después.

El historiador se refiere al anuncio que el expresidente Calles habría hecho sobre el fin de los caudillos y el principio de las instituciones…

Estamos a un siglo de esos dichos Callistas y parece que en la realidad política lo que encontramos es un “trasnochado” que no ha leído la historia de nuestro país o vive trastornado por el palacio donde habita… o las dos y otras circunstancias más… ¿y los mexicanos debemos seguirlo aguantando?

Ya estaré esperando las críticas de los fieles al presidente que seguirá; volteando hacia atrás y señalando lo de todos los días, lo que les instruyen que distribuyan en las redes sociales: que no son iguales, que porque no lo dije antes, que los de antes eran peores, etc.

Lo realmente lamentable es que todas estas “linduras” de un aprendiz de dictador y Pulido autócrata parece que se están cumpliendo al pie de la letra.

… Mientras los líderes opositores se están bajando de las “hamacas” y ya empiezan a promover investigaciones sobre conflicto de intereses en las relaciones del hijo del presidente y la esposa rica y los contratados de Pemex con los proveedores…

1.El populista se hace exaltar como líder carismático 2.El populista abusa de la palabra 3.El populista “fabrica la verdad” 4.El populista utiliza de modo discrecional los fondos públicos 5.El populista reparte directamente la riqueza y cobra con obediencia 6.El populista alienta el odio de clases 7.El populista moviliza constantemente a los grupos sociales 8.El populista fustiga por sistema al “enemigo exterior” es inmune a la crítica y alérgico a la autocrítica 9.El populista desprecia el orden legal 10.El populista mina, dominado cancela a las instituciones es de la democracia.

En el entorno de los rituales del liberalismo y con énfasis en el 5 de febrero día de la constitución donde los representantes de los poderes de la unión se reúnen a decir algo relativo a la fecha… el presidente solo atinó a decir que originalmente pensaba en una nueva carta magna… pero terminó decidiendo que era mejor hacerle reformas (sic).

Creyó que era el momento de volver a decir (lo dice todas las mañanas…) una reforma constitucional para proceder a hacer una reforma electoral y también una reforma energética, es decir, el ritual del 5 de febrero sirvió para decir, lo que dice todas las mañanas, en medio de sus cuitas y referencias que casi de inmediato le viene a corregir la realidad y en particular los periodistas que son el Banco frecuente de sus ataques.

Da la impresión que el presidente está más preocupado y enfurecido por el mal momento que le está haciendo pasar el junior de la 4t, su hijo mayor, quien por lo pronto no entiende de la austeridad República que predica su padre, como no la entienden ninguno de sus parientes y amigos que llevan y traen paquetes de billetes, depósitos en carrusel, contratos asignados directamente, tráfico de influencias y manejos turbios de los recursos de los programas de gasto social, por mencionar solo algunos de los procedimientos corruptos con los que se manejan los integrantes del grupo que “he tripulan la agenda al presidente.

Desde la perspectiva de la sociedad a nuestra nación le viene bien:

* contar con un gobierno e instituciones autónomas del ejecutivo que se distingan por su eficacia y transparencia.

  • Y no un poder ejecutivo que obnubila desde el palacio y sigue desmantelando las instituciones que pueden hacer contrapeso a las acciones del ejecutivo en búsqueda de equidad en las acciones del gobierno.

* Los mexicanos esperamos contar con políticas públicas que promuevan acciones solidarias y subsidiarias que apoyen a los generadores de empleo en todo el país para sumar esfuerzos que permitan superar los entornos de crisis económica que vive el país.

  • Y no un gobierno que tiene prisa en desmantelar las instituciones, especialmente las de participación de la sociedad a cambio de someter a los ciudadanos a las dádivas de recursos que no resuelven sus necesidades pero dejan en manos del gobierno el “cobro de facturas” en términos de obediencia política para sostenerse en las posiciones de poder político.

* La sociedad está en expectativa de ver cómo se generan impedimentos a las prácticas monopólicas y oligopólicas tanto públicas como privadas.

  • Y no tener prisa en generar compromisos de proteccionismo del estado, como estar dejando en manos del ejército la administración de bienes públicos para obtener beneficios que deberían estar destinados a la regeneración de la infraestructura y no al gasto administrativo de una institución del estado mexicano.

* Combatir la corrupción.

  • Y no sacar un pañuelo blanco para decir, hasta el cansancio, que se terminó la corrupción, cuando estamos ante el gobierno más corrupto del México moderno… donde el cinismo ha rebasado todo pronóstico y las condiciones económicas del país empiezan a sentir los efectos de inflación y recesión económica. Poniendo en riesgo el futuro de las inversiones para el desarrollo del país.

Hoy los modelos de economía de mercado en nuestro país están en riesgo de no tener expectativas pese a que se fijan por principios de respeto a la dignidad de la persona humana, de la libre competencia, de regímenes democráticos… como sería lo deseable para generar confianza en nuestro país.

José Gerardo Mosqueda Martínez,

Presidente del Instituto de Administración Pública de Guanajuato