La Torre del Bajío, la columna del Ermitaño. 12 de enero de 2022

La Torre del Bajío, la columna del Ermitaño. 12 de enero de 2022

12 enero, 2022 Desactivado Por Opinión Bajío

POR EL ERMITAÑO

IRRESPONSABILIDAD O NEGLIGENCIA

Los últimos días nos han dejado una serie de alarmas sobre la irresponsabilidad, negligencia o como quiera llamársele, de parte de las autoridades federales, estatales y locales.

Desde finales del 2021, se comenzaba a notar una alza significativa en contagios por Coronavirus, lo que denotaba la necesidad de reducir al mínimo eventos no esenciales. Sin embargo, pareciera que a nadie le importó.

Ahora, cuando los contagios se han disparado, cuando otra vez los infectados se cuentan por Miles por día en Guanajuato, ha quedado en evidencia que a las autoridades simplemente ya no les importa cuántos contagios o muertes hayan.

Y hay varios ejemplos: uno de los más evidentes fue la gira del gobernador Diego Sinhue por la ciudad de Irapuato apenas el pasado lunes 10 de enero. Además de los recorridos en obras, encabezó un evento masivo en el gimnasio de la deportiva (que a efectos prácticos es un espacio cerrado) en plena escalada de contagios y ¡oh, sorpresa!, a las pocas horas de dicho evento (dónde se fotografió y acercó con muchas personas) anunció que era positivo al COVID. ¿Cuántas personas se pusieron en riesgo?.

Pero no es el único caso. Éste martes 11 de enero, la alcaldesa de León Ale Gutiérrez presentó su programa de gobierno en un evento masivo en un espacio cerrado como es el Teatro y algunos funcionarios o servidores públicos, pese a tener síntomas de gripa, asistieron al evento y tuvieron contacto con muchas personas. Luego, anunciaron ser positivos al coronavirus.

Éstos son solo algunos de los casos locales, pero que demuestran el grave riesgo que las propias autoridades están generando al mantener en pie eventos -no esenciales- que bien podrían ser virtuales o con afluencias menores.

Parece que las ambiciones políticas están derribando la barrera de prudencia que por momentos logró reducir los contagios. Y es que cuando el ciudadano de a pie ve dichos eventos, automáticamente piensa: “Si ellos hacen fiestas, yo también puedo hacer fiestas”.

No solo el coronavirus es contagioso. La imprudencia oficial, la negligencia y la irresponsabilidad también… y parece que las autoridades no se han vacunado contra éstos tres defectos…

LA FERIA VA…

Y el colmo de todo ésto, fue la declaración que dió el gobernador el mismo día que anunció ser positivo a COVID -con minutos de diferencia respecto a López Obrador, otro ejemplo de irresponsabilidad o negligencia- fue que la Feria de León, que arranca en esta semana, va porque va, precisamente cuando Omicrón comienza a tomar posesión de Guanajuato.

Alcaldes, funcionarios, han comenzado a anunciar que son víctimas del virus… y ésto se extiende a áreas administrativas y operativas de los municipios.

No se sabe cuáles son los intereses que mueven a tomar dicha decisión -mantener en pie la feria, con asistencias masivas de miles y miles- que parece irresponsable cuando menos, pero si es en parte por el tema económico, puede resultar contraproducente, porque si los brotes siguen como hasta ahora, las incapacidades en empresas, negocios, comercios por los contagios, pueden derivar en una catástrofe peor, por lo que mantener dicho evento a toda -y las ferias de varios municipios- en un intento de mostrar normalidad y control de la pandemia, pueden hacer que el caldo sea más caro que las albóndigas.

Además, está el factor social. Hay versiones que apuntan a que una vez pasada la feria de León, se aplicarán restricciones y convenientemente cambiará el color del semáforo sanitario, un semáforo más artificial que una planta de plástico. ¿Usted cree que los comerciantes van a dejar que los cierren así como así, cuando se permitió un evento masivo de la magnitud de la fiesta en la ciudad cuerera?. “¿Por qué me cierras a mí si permitiste la feria?”, sería un reclamo a todas luces justificado.

Las malas decisiones suelen traer un costo mayor… están a tiempo de tomar una buena decisión…

MAESTROS POSITIVOS

En una entrega anterior, éste Ermitaño cuestionaba si la autoridad educativa tenía claridad en cuántos docentes estarían contagiados al arranque de las clases “obligadamente presenciales”; sin embargo, hasta este momento no han podido tener ese dato.

Esa falta de información pone en un grave riesgo de contagios tanto a maestros como a alumnos y en consecuencia, a las familias de estos.

Hoy que estamos ya recibiendo el Tsunami de contagios todos los días, bien vale preguntarse cuantos de estos casos positivos no detectados están propagando el virus en las escuelas y serán detectados -si lo son- hasta que hayan hecho un contagiadero en las aulas.

Si es así, como seguramente lo será, esperemos un escenario dantesco en días próximos con un crecimiento incontrolable de casos, con más enfermos y nuevamente una estela de muerte puede cubrir a nuestro país y en específico, a nuestros municipios.

Parece que a alguien le dejó de interesar la salud y se centró en dar una imagen falsa de normalidad, que nos puede salir costosísima en vidas y sufrimiento.

A FUERZA A LAS AULAS

En días pasados leíamos que el Secretario de Educación comentaba que la asistencia a clases presenciales sería definida de acuerdo a las características de cada escuela y que de ninguna manera, se forzaría a alumnos a estar en el aula o a los padres a mandarlos.

Sin embargo, a esta Torre del Bajío nos llegan reportes de escuelas de Irapuato donde los alumnos están siendo obligados a asistir -por instrucción de sus autoridades- a clases presenciales.

Hoy que estamos viendo como la pandemia vuelve a salirse de control, vemos también a los que debieran decidir en bien de nuestro niños, forzar a alumnos a correr riesgos innecesarios en aras de poder decir que “todos los niños quieren estar en la escuela”.

Ojalá, de verdad ojalá que esto no traiga consecuencias fatales y que comencemos vivir contagios masivos en una población que casi en su totalidad no han recibido ningún tipo de vacuna.

A veces los funcionarios pierden de vista que tienen vidas en sus manos y que una mala decisión puede costar la vida de un niño… o muchos.

No sabemos si nuestros funcionarios de educación están listos para cargar en su conciencia con la pérdida de vidas solo por el capricho de entregar números o de hacer creer que todo va bien, cuando sabemos que no es así.

EN TIERRA DE TUERTOS

El que haya salido positivo López Obrador no es una sorpresa. Andar sin cubrebocas, evitar la sana distancia, encomendarse a los “detentes” y andar de viaje en viaje, era natural que tarde o temprano el virus lo alcanzaría.

Pero no es sólo su mal ejemplo, que es imitado por miles. En la misma mañanera salió sin cubrebocas, pese a tener síntomas y luego tuvo reuniones con miembros de su gabinete. El desprecio por los demás es marca registrada obradoresca.

Lo que es más peligroso son las acciones que se están tomando. Minimizar a la Omicron diciendo que no es peligrosa, sacando unos anuncios aberrantes con una botarga amarilla simulando al virus y diciendo que una buena alimentación lo frena y una recomendación de no aplicarse pruebas -que hizo su subordinada Claudia Shienbaum en CDMX- hacen que trate de ocultarse el peligro que representa ésta cuarta oleada y sobre todo, las estadísticas, para seguir diciendo que se tiene al “virus domado”.

Se ha rebasado oficialmente la cifra de 300 mil muertos -en realidad la cifra oscila verdadera es entre 600 mil y 750 mil fallecidos- y ésto confirma el desastre que ha sido el manejo de la pandemia en éste país… nos tocó el peor momento con los peores gobernantes…

¿Y DÓNDE ESTA EL PILOTO?

A nivel nacional, estatal y municipal se está viviendo una etapa inédita pues no solo la pandemia que no cesa y sigue cobrado vidas, sino también la violencia que no para o la grave situación económica que impacta a las familias.

Ante esa realidad hay una ausencia grave de los partidos políticos y por supuesto, de sus dirigencias, a quienes solo se les ve, si acaso, durante los procesos electorales.

A nivel estatal, a quien medianamente se le observa es al dirigente de Acción Nacional, quien a veces sale a dar alguna declaración; sin embargo, después de la decisión del gobierno estatal de dar “luz verde” las uniones legales entre personas del mismo sexo, optó por no aparecer en público, tal vez para evitar ser entrevistado; de ahí en más ningún otro dirigente aparece.

A nivel municipal la situación es aún peor, pues ahí si ni a cuál irle, pues ningún partido ha mostrado interés por salir y fijar posturas, menos lo hacen para ver las necesidades de los ya muy golpeados ciudadanos.

Si los partidos se han posicionado como las instituciones en quienes menos confían los ciudadanos, esto que vemos actualmente justifica plenamente la opinión ciudadana.

¿No hay dirigentes? ¿No hay partidos? o será que simplemente a los partidos no les interesan los ciudadanos

AZUL CLARITO

El “diálogo” que sostendrá el panismo con el gobierno federal sobre la contra-reforma eléctrica, que es sin duda una de las peores ideas del obradorismo, podría ser una claudicación de facto blanquiazul… una especie de negociación para que no les saquen “los trapitos sucios” a la dirigencia panista, encabezada por el grisáceo Marko Cortés… la oposición da pena ajena…