Mensaje dominical del Obispo de Irapuato Enrique Díaz. 16 de mayo de 2021

Mensaje dominical del Obispo de Irapuato Enrique Díaz. 16 de mayo de 2021

16 mayo, 2021 Desactivado Por Opinión Bajío

Nuestra meta es el cielo, Dios es el cielo

La Ascensión del Señor, domingo 16 de mayo 2021

Mons. Enrique Díaz Díaz, Obispo de Irapuato

Cuando era pequeño imaginaba la Ascensión de Jesús como un irse elevando hasta perderse en medio de las nubes y terminar sentado en las alturas. Poco a poco he ido entendiendo que el cielo no tiene por qué estar arriba, junto a las estrellas, que hay mucho más que materia en ese nuevo mundo, y que este “cielo” de Jesús está lejos de los viajes espaciales y más allá de las galaxias.

El cielo del que nos habla Jesús está más allá del tiempo, de las medidas, de las distancias y de los espacios. El cielo del que nos habla Jesús se resume en un habitar en el amor del Padre y en moradas de amor eterno junto a la Santísima Trinidad. La forma en que se nos describe la Ascensión de Jesús a los cielos tiene estilo y modo bíblico para dar a conocer el honor y la exaltación a Jesús resucitado.

Se confiesa así la inmortalidad de Cristo y su influencia y poder en la historia humana como Hijo del Hombre. Es reconocer que el mismo Cristo, que se abajó para hacerse uno de nosotros, ahora es reconocido y adorado como Hijo de Dios y que nos invita a participar de esa vida y plenitud.

La ascensión no es alejamiento o simple despedida, sino el comienzo de un nuevo modo de presencia del Señor y está vinculada al comienzo de la actividad evangelizadora universal de los discípulos. Ascensión y misión aparecen estrechamente unidas porque el Señor exaltado participa, coopera y trabaja activamente en la nueva evangelización.

El triunfo del Señor conlleva el aliento para evangelizar: “Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda creatura”. Evangelizar es llenarse del mismo espíritu de Cristo que humaniza, acompaña, escucha, alienta y da vida.

Arrojar demonios

Esta misión de evangelizar tiene como tarea primera hacer más humana y digna la vida de las personas. Busca transformar las estructuras injustas y opresoras, en servicio y convivencia fraterna. Por eso está muy claro el primer mandato y señal que nos propone Jesús: “arrojar demonios en su nombre”.

De la misma forma que lo hizo Jesús, sus discípulos deberán expulsar de su vida y de la vida de la comunidad, los demonios que oprimen el corazón y hacen vivir en la miseria humana. Hoy, al igual que ayer, el anuncio de la buena noticia va acompañado de signos liberadores. Si no hay signos que nos hagan sentir y experimentar realmente el Evangelio, este pierde su identidad, se desvirtúa y deja de ser noticia.

Tenemos el mandato de abrir el corazón y las puertas, de darnos cuenta de todo lo que hay a nuestro alrededor. Salir de nosotros y mirar nuestro mundo como lo miraría Jesús. Encontrar a todos los que claman, gritan y luchan por una nueva forma de vivir, y ofrecerles la esperanza que nos ha dado Jesús. Mirarlo y recorrerlo todo, contemplar el mundo con sus silencios y sus gemidos angustiosos, con sus decepciones y sus caídas, con sus anhelos no cumplidos y proponer la Buena Nueva.

Ser portadores de evangelio. Hablar el nuevo lenguaje que hemos aprendido de Jesús. Un lenguaje que va más allá del egoísmo y del autoritarismo, un lenguaje que habla de servicio y esperanza. Un lenguaje que habla sobre todo de amor. Entonces no temeremos ni serpientes ni venenos, ni oposiciones ni discriminaciones, porque el Señor Jesús supera todas las barreras y acerca a todos los distantes.

La ascensión del Señor es una nueva presencia de Jesús en medio de nosotros que despierta la esperanza, que nos lanza a una activa construcción del Reino Nuevo, que implica que para participar de la vida divina debemos alcanzar la plenitud de la vida humana, de todo el hombre y de todos los hombres. Es sentir la presencia de Jesús que en medio de nosotros continúa actuando, construyendo y amando.

La tierra es el único camino para llegar al cielo ¿Cómo estamos cumpliendo el mandato de Jesús?