Entérate Región

Inicia Triduo Pascual; Es momento de reflexión: Diócesis de Irapuato

Irapuato, Gto. (Opinión Bajío).- Éste 1 de abril, inició el Triduo Pascual, inicio de las actividades que conmemoran la pasión, muerte y resurrección de Cristo, que son las fechas mas importantes del calendario católico.

El Rector del Templo del Señor de la Salud, José de Jesús Flores, indicó que el  Triduo Pascual son los días santos en que los cristianos conmemoran de forma solemne la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

“Son las celebraciones que constituyen el momento central de la Semana Santa y de todo el Año Litúrgico”, indicó. 

El triduo comienza el Jueves Santo por la tarde con la Misa vespertina de la Cena del Señor; pasa por el Viernes Santo con la celebración de la pasión, crucifixión y muerte de Jesús; alcanza su cima la noche del Sábado Santo en la Vigilia Pascual; continúa el Domingo de Resurrección y se cierra con la Misa vespertina de este día solemnísimo del triunfo del Señor sobre este mundo de pecado y muerte.

Es posible que la alusión de Jesús a los tres días en que Jonás estuvo en el vientre del pez y la indicación de que el templo destruido sería levantado al “tercer día” contribuyeran a configurar la celebración del Triduo Pascual en los primeros tiempos.

Pero parece más probable que influyera más el deseo de celebrar sucesivamente los diversos momentos del Misterio Pascual siguiendo la narración evangélica. De hecho, San Ambrosio en Milán, y San Agustín en el norte de África, coinciden al mencionar -naturalmente por separado- el “sagrado triduo de Cristo crucificado, sepultado y resucitado”.

JUEVES SANTO

La Cena del Señor: lo misterios del Cenáculo (Inicio del 1er. Día)

El Sacramento de la Pascua

En un ambiente festivo, pero sobrio, la Iglesia conmemora la institución de la Eucaristía como el sacramento de la Pascua y de la Nueva Alianza; el “lavatorio de pies” como expresión del mandamiento del amor cristiano “hasta el extremo”. La institución del sacerdocio nuevo: “Hagan esto en memoria mía”.

En esta celebración se canta el “gloria”, a la vez que se tocan las campanas; después no se volverán a escuchar estos signos de fiesta, sino hasta la Vigilia Pascual.

EL ALTAR DESNUDO

“El Santísimo Sacramento se reserva en el “monumento”, que es un altar provisional que se coloca fuera del presbiterio. El traslado de la Eucaristía se hace al término de la Misa en solemne procesión entonando himnos eucarísticos; el Santísimo es adorado por los fieles en silencio. Se desnudan los altares, se retiran o cubren las imágenes, también los candeleros. Todo este ambiente de austeridad es signo de que la Iglesia ha entrado en el Misterio Pascual del Señor: su pasión, muerte y resurrección”, indicó.