Entérate Salamanca

Sin la presencia de políticos que decían apoyarlo, despiden al fundador de la Ciudad de los Niños

Salamanca, Gto. (Opinión Bajío).– Sin la presencia de los políticos que alguna vez llegaron a tomarse la foto o apoyar “al papi” en la Ciudad de Los Niños, dieron el último adiós al sacerdote católico Pedro Gutiérrez Farías, tras una misa presidida por el obispo de la diócesis de Irapuato, Enrique Díaz Díaz.

En la capilla de lo qué fue albergue de la Ciudad de Los Niños por 40 años, se realizó la misa de cuerpo presente en la que asistieron decenas de sus hijos y ciudadanía en general. Después que el sacerdote falleció el día de ayer por un infarto.

Las rosas y Lilia blancas en los ramos rodearon el ataúd del padre Pedro Gutiérrez quien falleció a los 79 años de edad. Las lágrimas en algunos rostros denotaban la tristeza. Esta misa fue muy diferente a las que decenas de veces se realizaron en la capilla, hoy lo despedían a él.

La foto del padre Pedro sobre el ataúd atestiguaba la presencia los que lo querían.

Previo a la misa ciudadanos y los “hijos” del sacerdote (aquellos a quienes rescató) llegaron al inmueble, sin embargo estos mismos pasillos, capilla y salones que hace algunos años recibieron a gobernadores, secretarios, alcaldes y hasta artistas, en ellos solo caminaron los que desearon darle un último adiós.

“Para todos ustedes es un reto seguir cumpliendo el sueño que él tenía, él a su estilo y forma con sus grandes cualidades y limitaciones llevaba acabo…muchos que vivieron en esta cada se sentía excluidos y aquí llegaron a formar una familia. El sueño del padre Pedro y que trataba de hacerlo realidad dar una casa, vestido, sustento y familia y muchos de ustedes han sido parte de esta familia”, explicó el obispo durante la misa.

Díaz Díaz dijo que, “hubiera querido una celebración mas grande pero la pandemia nos ha limitado en muchos sentidos”.

Gutiérrez Farías falleció con el deseo de reaperturar la Ciudad de los Niños como albergue y recuperar a los menores que el DIF estatal recogió ante la orden de la juez federal ante los presuntos abusos físicos y sexuales al interior del inmueble en contra los menores.

Han pasado cuatro años que todo inició, pero la justicia para la denunciantes y demandados hasta este momento no ha llegado.