“Mucho pueblo y poco partido”, la columna de Gerardo Mosqueda. 9 de octubre de 2020

“Mucho pueblo y poco partido”, la columna de Gerardo Mosqueda. 9 de octubre de 2020

9 octubre, 2020 Desactivado Por Opinión Bajío

Mucho pueblo y poco partido…

La polémica interna y la lucha por el poder dentro del MORENA sigue evidenciando que es la mayor preocupación del presidente López y desde luego de la pandilla que lo acompaña en el proyecto social comunista que acordaron en el foro de São Paulo y refrendaron en la reunión de Puebla; solo que ahora la polarización tiene detenida su campaña interna para el reparto de las cuotas de poder y cada día hay más afectados por las evidencias de corrupción que brotan por todos lados, empezando por las decisiones que se ventilan en su grupo parlamentario de los diputados.

La obediencia ciega que demanda el presidente López a sus fanáticos no está dando los resultados por parte de las tribus en el poder, así que ahora la “ceguera en la obediencia” es directamente proporcional a las cuotas de poder que tienen detenidas para su negociación hasta que haya definiciones entre los que se presumen así mismos como los negociadores de las cuotas que tanto les ilusionan.

En realidad no está claro si alguien, dentro del MORENA obedece al presidente… ha tenido que declarar que se despojaba de la investidura presidencial para mandarles el mensaje de ponerse de acuerdo pero parece que no le escucharon… o quizá tampoco le creyeron eso de que se despojaba de la investidura presidencial, como que tampoco le creen que la famosa investidura la traiga puesta.

Siguen las filtraciones de información, las declaraciones y los señalamientos entre quienes se consideran con posibilidades de sucesión en el 2024. Al único que el presidente se ha encargado de “ventanear como candidato a gobernador es al secretario de seguridad que quiere ser gobernador de Sonora, de los otros catorce candidatos que necesita sigue sin poder decir quiénes serán los ungidos.

Lo mismo sucede con las candidaturas a la cámara de diputados. No significa que los partidos satélites sí tengan idea y tampoco que los partidos de oposición estén ganando terreno… quien está ganando terreno son las organizaciones de la sociedad que ya llevaron su hartazgo a la convicción de participar en los procesos electorales de la manera que se pueda y terminar definitivamente y de manera adelantada con el desgobierno, la indolencia y la falta de rumbo del país.

Mientras que el presidente se encarga de retar a la sociedad y declara que si se juntan 100000 él se va a la chingada y en tres días se reunieron casi el doble de mexicanos que ya llegaron a sus límites de tolerancia de un gobierno de incompetentes; el mismo mensaje para sus “ciegos obedientes” logra reunir 200 y una desesperada maniobra para ocultar a los manifestantes que tomaron monumento a la revolución y luego el zócalo, la jefa de gobierno mandó apagar las cámaras del zócalo capitalino y declararon que habían llegado unos 8000 ( sic ).

Los seguidores del presidente López no entendieron, no quisieron entender, no supieron cómo, no llegó el “estímulo convocante”, no les importó, no les dio tiempo, no creyeron que era en serio… no pudieron juntarle al presidente los cien mil que estaba ordenando en su mensaje retador.

Para los ciudadanos no hacía falta un reto del presidente… hay más de 30 organizaciones nacionales que convocan, unen criterios de participación y se estarán poniendo de acuerdo para incidir en la próxima elección, los objetivos coinciden, todos coinciden en que la crisis sanitaria ha sido el acelerador del deterioro de la economía nacional, de la falta de empleo, del crecimiento de la pobreza en el país. Cuando creímos que habíamos tenido al peor presidente en Peña, vino otro peor, lamentablemente, en el peor momento del país.

Mientras las tribus que impulsaron a López están ocupados en los relevos del poder, la imagen del presidente hoy no significa garantía de nada en los propios relevos del poder… su aceptación como presidente seguirá a la baja… su rancho en Palenque está más cerca de lo que él mismo se imaginaba.

La demostración ciudadana de este sábado, donde participaron mexicanos de todas las edades, de todos los estratos socioeconómicos, de todas partes del país; de manera ordenada, cuidando los protocolos sanitarios, sin dejar basura a su paso por las avenidas y con la bandera de México en el puño es un signo de esperanza, especialmente alentador.

Los destrozos que están dejando los diputados del MORENA en todos los ámbitos de la actividad productiva del país tratando de demostrar que son ciegos obedientes del presidente López ya provocaron las reacciones que naturalmente se podrían esperar, los, mexicanos productivos, de todos los oficios, profesiones, responsabilidades sociales no pueden estar de acuerdo en que se destruya la patria mexicana.

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

José Gerardo Mosqueda Martínez,

Presidente del Instituto de Administración Pública de Guanajuato