Inicia análisis de Ley de Ingresos 2021 en Irapuato; descartan aumento de impuestos

Inicia análisis de Ley de Ingresos 2021 en Irapuato; descartan aumento de impuestos

1 octubre, 2020 Desactivado Por Opinión Bajío

José Juan Ramírez

Irapuato, Gto. (Opinión Bajío).- El cabildo iniciará en comisiones el análisis del presupuesto de Ingresos del 2021, que sería por más de 2 mil 276.5 millones de pesos. Se descarta un aumento en los impuestos o pagos de derechos.

En la sesión de cabildo, la propuesta realizada por la tesorera Ernestina Hernández Guzmán, fue enviada a comisiones.

En entrevista telefónica con Opinión Bajío, el presidente de la Comisión de Hacienda en el ayuntamiento, Diego Rodríguez Barroso, indicó que la propuesta es de 2 mil 276 millones, 527 mil 555 pesos, que es similar al de éste año, ya que están tomando previsiones ante la decisión del gobierno federal de quitarles recursos a estados y municipios.

“Prácticamente la ley de Ingresos la estamos analizando de forma similar al 2020, contemplando obviamente las reducciones del recurso federal y estamos haciendo buscando una compensación con programas y convenios de colaboración donde podamos ir, peso a peso con recursos estatales ante la falta de recursos federales que ha sido anunciado por los diferentes actores a nivel nacional y que va a golpear a estados y municipios”.

“La propuesta que hoy recibimos de la tesorería municipal no contempla incremento alguno, prácticamente es una propuesta muy similar a la que se autorizó para el año 2020. Sin embargo, habrá que revisar y realizar algunos ajustes en áreas muy particulares. Sin embargo, no habrá incremento en los impuestos, no habrá incremento en los derechos y prácticamente estaríamos buscando esquemas también para que en esta ley de ingresos, que estaremos analizando los proyectos fundamentales del municipio, los temas de seguridad no se vean afectados por la disminución de recursos”, indicó el regidor Rodríguez Barroso.

Mencionó que entre las prioridades del análisis en las comisiones están que no haya incrementos que afecten al bolsillo de la gente y que se pueda reactivar la economía, al tiempo de mantener los programas que ayudan a la gente.