Ante masacres en Guanajuato, gobierno estatal se “lava las manos” y lanza responsabilidad a municipios

Ante masacres en Guanajuato, gobierno estatal se “lava las manos” y lanza responsabilidad a municipios

28 septiembre, 2020 Desactivado Por Opinión Bajío

Guanajuato, Gto. (Opinión Bajío).- Ante las masacres en bares, cantinas y centros nocturnos en Guanajuato que ha cobrado la vida de decenas de personas, la vocera estatal de seguridad Sophia Huett López dijo que es un “llamado de atención para los municipios” y deben revisar los giros negros.

Cabe recordar que el último ataque se registró el domingo pasado y dejó 11 personas asesinadas en el centro nocturno “La Cabaña del Toro en el municipio de Jaral del Progreso.

“Este evento es un llamado de atención para los municipios. ¿qué condiciones de riesgo estamos generando para que ocurran hechos de violencia como el que hablamos? Se trata de un centro nocturno que no tiene autorización para laborar en pandemia; por otro lado, hablamos que el incidente a las 6, es un horario que difícilmente correspondería a un giro legal abrir a esa hora”, afirmó durante una entrevista en Guanajuato, capital.

“Sin importar qué tanto trabajo en materia de patrullaje, de investigación, de inteligencia, si no atendemos lo básico que está establecido para los municipios en el reglamento, los esfuerzos van a ser muy cortos, si no lo trabajamos desde lo local. Este es el momento que los municipios revisen los giros negros, en tema de fiscalización, sobre todo ser más estrictos en esta materia; no es la primera vez que los hechos tan violentos tienen lugar en establecimientos como el que referimos”, refirió.

El último ataque al centro nocturno “La Cabaña del Toro” el pasado domingo, dejó 11 personas muertas. Sin embargo en los municipios de Irapuato, Salamanca, Celaya, Villagrán también han atacado diversos establecimientos que han dejado decenas de víctimas mortales desde el 2018 a la fecha, al registrarse un recrudecimiento de la violencia en la entidad.

Cabe destacar que en el municipio de Jaral del Progreso -a cargo del alcalde panista Jorge Alberto Vargas Franco- en una misiva informó que el centro nocturno no tenía permiso para laborar, pues con la pandemia del COVID-19 al no ser un lugar esencial “debía permanecer cerrado”. Sin embargo, no informó si la dirección de fiscalización lo clausuró después de los hechos.