Columnas Entérate Prospectiva

“La recuperación económica el país”, la columna de Gerardo Mosqueda. 19 de agosto de 2020

LUCECITA…

Para nadie debe ser una mala señal que después de cinco meses de bajas en la generación de puestos de trabajo tengamos un reporte de incremento en los registros de los empleados al Seguro Social.

Después de perder más de un millón de empleos registrados ante el IMSS, sin insistir en los empleos no formales que también cuentan, en efecto el IMSS reporta que se registraron 52 mil empleos nuevos. Da lo mismo si son registros que regresaron a las cuentas del seguro social, son registros y son una buena señal.

Con los pronósticos de crecimiento de la economía del país, pese a tener nuevos registros, la demanda de puestos de trabajo se cuentan en millones, los golpes estructurales que recibe la economía mexicana no dan señales de recuperación en corto plazo por razón especialmente rápidas de describir: el gobierno mexicano no tiene una estrategia de recuperación de la economía nacional, tampoco tiene prisa en conseguirlos y tampoco tiene interés en que esto suceda. Así que si hay 52000 nuevos puestos de trabajo dados de alta es simple y llanamente mérito de las empresas que están luchando todos los días por mantener la planta productiva, por alejarse de la idea de tener que cerrar sus empresas, por instrumentar ideas innovadoras para no tener que cerrar y mantener las posibilidades de ingresos de sus trabajadores.

No son las condiciones de nuestro país las mejores para estimular las inversiones; todo lo contrario, el gobierno mexicano hace todo lo necesario para ahuyentar las inversiones tanto nacionales como extranjeras… estamos ante una lamentable condición de inseguridad como nunca hemos tenido en el país, en menos de dos años hay más crímenes dolosos que en cada uno de los tres sexenios anteriores, la inseguridad, la pandemia, la crisis económica, la delincuencia son los temas que más le preocupan a los mexicanos y todos son temas que debe resolver el estado mexicano, es su obligación..

Ahora el presidente López ha ordenado por decreto lo que esperó que se instrumentara con sólo comunicarlo en la conferencia mañanera; que todas las dependencias federales hicieran homenajes a las personas fallecidas por COVID 19, así es, la única acción solidaria del presidente hacia los mexicanos que sufren las consecuencias de los contagios es que se les dedique un minuto de silencio en las dependencias federales durante los próximos treinta días ( hasta el 11 de septiembre, entonces ya podrá convocar a la conmemoración del grito de independencia ) para que no parezca que se quedó solo.. Solo, como en el patio del Palacio-Museo Nacional, un domingo por la tarde.

El gobernante con la peor capacidad de gestión, con la ineficiencia y la mayor corrupción que ha tenido el país hasta nuestros días piensa que ya está viendo una lucecita al final del túnel, ya habla en plural ( como muy pocas veces… está acostumbrado a hablar de él y de nadie más. ) la triste realidad es que no se generarán los dos millones de empleos que ofreció para este año, ni un millón, ni medio millón… la recuperación económica tardará… tampoco tendremos indicadores positivos en el PIB nacional ( aunque el presidente no le entiende y prefiere descalificar todo lo que no entiende.)

Hay elementos de nuestra economía que por más que se explique su sensibilidad no cambiarán repentinamente y menos mejoran por un discurso bien articulado, por más que ensaye el presidente! Tampoco le salen discursos bien articulados. Me refiero al índice de estrés de los mercados financieros.

Este índice registró un alza abrupta a partir de febrero debido a la fuerte volatilidad observada en los mercados globales y locales. Me refiero a riesgos para la estabilidad financiera.

La desaceleración de la economía global y la incertidumbre asociada a su recuperación.

La mayor volatilidad en los mercados financieros internacionales y nacionales con una recomposición hacia activos de menor riesgo.

La mayor contracción de la economía nacional e incertidumbre sobre su profundidad y duración.

Los ajustes adicionales en la calificación crediticia soberana y de Pemex.

El crecimiento crediticio en los hogares.

La desaceleración del crédito del crédito al consumo.

La posición financiera de las empresas.

Todos estos elementos del índice de estrés de los mercados financieros podrían hacer que la lucecita que dice ver el presidente, aparezca y desaparezca de manera intermitente. No me interesa calificar los argumento técnicos del presidente López, solo compartir que el esfuerzo que hace la sociedad mexicana y en especial los inversionistas, los dueños de las empresas, los profesionales que están buscando como reactivar sus actividades económicas son la explicación de esa pequeña recuperación y que es a pesar de las absurdas medidas de política económica del gobierno mexicano que nada le aporta a esa luz de esperanza. Es la iniciativa privada, los pequeños y medianos negocios quienes están cargando con la recuperación del país, a pesar del gobierno.

Hasta la próxima PROSPECTIVA.

José Gerardo Mosqueda Martínez,

Presidente del Instituto de Administración Pública de Guanajuato