Tragedias en Torreón y boda en Celaya, muestran grave descomposición social: Diócesis de Irapuato

Tragedias en Torreón y boda en Celaya, muestran grave descomposición social: Diócesis de Irapuato

12 enero, 2020 Desactivado Por Opinión Bajío

12 de enero de 2020

José Juan Ramírez   

Irapuato, Gto. (Opinión Bajío).- La Tragedia de Torreón y el ataque mortal de un grupo armado en una iglesia donde había una boda en Celaya, son el resultado de la grave descomposición social que se vive en México y resalta la urgencia de dejar a un lado las explicaciones fáciles para no asumir responsabilidades, alertó el obispo de Irapuato Enrique Díaz Díaz.

Durante su mensaje dominical, mencionó que ante las problemáticas que se están registrando, no se pueden dar explicaciones fáciles como echarle la culpa a los videojuegos, sino asumir que como sociedad no se están haciendo las cosas bien y las matanzas son el reflejo de ello.

“Creo que es muy grave que se destruya, se mate, se haga de la violencia su arma y que vaya destruyendo. Hoy mismo escuchamos a personas que son familiares de personas que han sido sacrificadas y que pareciera que nada sucede, lo de la iglesia (la boda) ahora fue aquí cerca, antes fue en León y ha sido en otros lados, donde la violencia ha atacado dentro o en el entorno de una iglesia”.

“Esto muestra el grado de descomposición social a que estamos llegando a la gravedad de no tener conciencia de la vida, del respeto, de dios y el derecho de los demás”.

En cuanto a lo ocurrido en un colegio de Torreón, donde un alumno mató a una maestra e hirió a otros estudiantes, el obispo de Irapuato dijo que no se pueden dar explicaciones fáciles lanzando culpas a los videojuegos y pidiendo que se revisen las mochilas, sino afrontar que la sociedad está fallando gravemente en su tarea de educar a las nuevas generaciones.

“Nos hace pensar mucho, se ha insistido mucho que si tienen la culpa los videojuegos, si revisamos las mochilas, pero creo que tendríamos que ir más a fondo, porque a veces esto es como querer tapar el pozo después de ahogado el niño; debemos insistir en la verdadera educación”.

“La educación es una tarea de todos, no podemos dejar solos y echarles la culpa a maestros, a la seguridad, al gobierno. Es tarea de todos y requiere una alianza social que nos permita construir una aldea educativa. Implica formar de manera integral la vida interior del ser humano; no es solo enseñar, sino es educar de forma integral. Un llamado a los padres de familia de ser los primeros educadores de sus hijos y a dialogar en todo momento con autoridades escolares, civiles, con diferentes instancias para ir viendo cómo podemos educar”.

“Tenemos el gran desafío de construir una humanidad que revierta la cultura de muerte en la que nos estamos metiendo; condenar un videojuego o buscar en las mochilas pueden ser acciones (positivas), pero aisladas no nos quitan de esta cultura de la muerte que nos está carcomiendo”, indicó el obispo de Irapuato Enrique Díaz Díaz.