“No podemos vivir con tanta violencia”: Diócesis de Irapuato

“No podemos vivir con tanta violencia”: Diócesis de Irapuato

1 diciembre, 2019 Desactivado Por Redacción

“No podemos vivir con tanta violencia”, señaló el obispo de Irapuato Enrique Díaz Díaz, ante la ola de homicidios, enfrentamientos y balaceras que han cobrado la vida de personajes políticos y sociales, así como civiles ajenos a los grupos en conflicto. Además creció el número de templos donde cambian horarios de misa por inseguridad.

“Me duele que no sólo aquí, no sólo en Cortázar fueron asesinados varios políticos o ex políticos y parecería una guerra abierta; la primer lectura de este día nos dice cambiar las espadas por arados, es decir cambiar la destrucción por construcción, el miedo y la violencia por esperanza. Los Obispos alzábamos nuestra voz y decíamos no se puede seguir viviendo así, no se puede seguir viviendo en esta escalada de violencia, nos asusta a todos”.

Cabe recordar que en las últimas tres semanas se han registrado una serie de enfrentamientos, balaceras y ejecuciones que han generado un mayor temor e indignación social. Murieron en cuestión de días el tesorero de Abasolo Mauricio Guerrero y el exalcalde de Cortazar Hugo Estefanía en diversos hechos, además de asesinatos de civiles que han caído como daños colaterales.

Indicó que en las visitas pastorales que ha realizado en su diócesis, sigue el miedo y el temor, por lo que han aumentado las cifras de templos o parroquias en las que recorren los horarios de misas o eventos religiosos, para que sean temprano y no en la noche, ante la alta incidencia delictiva.

“Estos días estuve en visita pastoral en otras comunidades y por desgracia se siguen acercando personas que me dicen está desaparecido algún familiar o ya tuvo que irse a Estados Unidos, o ‘tenemos miedo’, ya no celebramos la misa de 8 de la noche, la celebramos a las 5 de la tarde. Es impresionante el poder de estas organizaciones delincuenciales frente al gobierno; creo que la estrategia se debe reforzar, cambiar, asegurar, no en una guerra, sino en ese construir más y cambiar lanzas por laderas, espadas por arados”.