Expresión Es… la Columna de Ulises Centeno. 27 de agosto de 2019

Expresión Es… la Columna de Ulises Centeno. 27 de agosto de 2019

27 agosto, 2019 Desactivado Por Opinión Bajío

27 de agosto de 2019

Expresión es…

 “… y comencé el día orando, abrazándome,

reconociendo que orar, es nunca dejar de desear.”

Caruli

 

Ha comenzado un nuevo ciclo escolar, más de 25.4 millones de alumnas y alumnos en 232 mil 876 escuelas, de las cuales 198 mil 348 son públicas y 34 mil 528 privadas de nivel básico es decir: preescolar, primaria y secundaria en todo el país, acompañados por 1.2 millones de docentes. ¿qué cifras?…

Hoy quiero hacer una invitación a valorar el servicio, vocación, entrega y preparación a quienes tenemos la esperanza y estamos convencidos  que  esta labor es digna de reconocerse, apreciarse e impulsarla como posibilitador de la transformación de nuestra sociedad.

Tomé lápiz y papel y me puse a enlistar algunas ideas de lo que yo creo enseña un docente:

  • Enseñar como aprender.
  • Enseñar a pensar y ser críticos.
  • Enseñar a desarrollar habilidades y ser creativos.
  • Enseñar a trabajar en equipo y colaborar.
  • Enseñar a reconocer los éxitos y superar los fracasos.
  • Enseñar a reconocer cualidades.
  • Enseñar a valorar la cultura e historia.
  • Enseñar a organizar y contemplar diferentes perspectivas.
  • Enseña a dialogar y escuchar.
  • Enseñar a vivir en sociedad.
  • Enseñar a tener esperanza.
  • Enseña a aprender para la vida.

Estoy convencido, la docencia es un arte porque a través de ella, manifiesta la actividad humana, ayuda al alumno a descubrirse como persona en crecimiento y a reconocer su propio camino y vocación. Nos toca ayudar, sin reemplazar la figura de la familia y es nuestro deber preparar y ofrecer clases amenas, participativas e interesantes.

Leyendo unos textos, me encontré con una carta escrita en 1830 por Marcelino Champagnat, fundador de los Hermanos Maristas, comparto con ustedes un fragmento estimados dos lectores:  “Muy querido hermano Bartolomé y su querido colaborador: Me he alegrado mucho al saber noticias suyas. Me alegra mucho que se encuentre bien de salud. También sé que tiene muchos niños; en consecuencia, tendrá muchos imitadores de sus virtudes, porque viéndole a usted, se forman los niños, y siguiendo sus ejemplos, no dejan de regular su conducta. ¡Qué importante es su tarea! ¡Qué sublime!…”

Tenemos que ser nosotros quienes llenemos de dignidad nuestra profesión, no hay duda: ¡Cuánto bien podemos hacer desde las aulas!, ¡qué importante es la labor del docente y no sabemos cuándo acabará nuestra influencia!

p.d.

Casi lo olvido, los docentes también enseñamos a que sean reconocidos los primeros maestros, sí los hemos tenido en casa: papá, mamá, abuelo, abuela o tutor…  los cuales, con valores, ejemplos y conocimientos educan a su hija o hijo para ser buenas personas, con errores y virtudes que uno debe tener en la vida.

Estimadas familias, algún docente marcó su vida para bien, hoy muchos son parte de la preparación y formación de sus hijas e hijos, hagamos equipo, si no será utopía la transformación y la reconstrucción del tejido social.

L.E. Carlos Ulises Centeno López

caruli76@gmail.com