La Educación Hoy, la Columna de Gabriel Espinoza. 31 de julio de 2019

La Educación Hoy, la Columna de Gabriel Espinoza. 31 de julio de 2019

31 julio, 2019 Desactivado Por Opinión Bajío

La educación hoy

 Gabriel Espinoza Muñoz

 “Cuando las piernas se cansan”

Siento el viento en la cara, siento el placer de avanzar y a cada paso que doy veo cómo mi cuerpo se fortalece y mi resistencia mejora.

El desarrollo de los estudiantes no solo se puede centrar en el mero proceso de adquisición de conocimientos, no, no solo es eso, si pensamos en un desarrollo integral debemos ver un enfoque global, un enfoque sistémico, como lo plantea Peter Senge.

Hoy más que nunca es necesario establecer estrategias tendientes a provocar en los alumnos el desarrollo, si bien de la mente, también del cuerpo y del espíritu.

Hacer ejercicio y en especial correr, genera múltiples beneficios no solo en la salud sino también en aspectos emocionales y en el desarrollo de habilidades blandas, todos ellos, factores que inciden en el desarrollo de la persona y son determinantes en la construcción del proyecto de vida.

Correr o como hoy se le llama “running” se comenzó a convertir en una práctica cotidiana, en realidad una moda, pues se consideró como un deporte que además desde el punto de vista económico “muy accesible” también resulta muy fácil de practicar, un deporte para todos los públicos.

Podemos citar algunos de los beneficios que se obtienen al correr cotidianamente, según los expertos:

  • Permite perder y controlar el peso.
  • Fortalece el sistema óseo.
  • Combate el estrés y la ansiedad.
  • Ayuda a descansar.
  • Mejora el sistema cardiovascular y el respiratorio.
  • Evita contraer enfermedades.
  • Fortalece la autoestima.

Ahora les platicaré de los beneficios visibles en los alumnos que practican algún deporte y que le benefician no solo en su desarrollo físico sino también impacta en los otros dos componentes del desarrollo integral, el intelectual y el emocional.

  • Fortalece su sentido de logro. El vivir cotidianamente con el logro de nuevas metas provoca en el alumno un sentido de satisfacción que incide en el estado de ánimo, si hoy corrí 5 kilómetros, me fijo una nueva meta para lograr 6, si los corrí en 40 minutos, me fijo la meta para correrlos en 35. El alumno que practica deporte es un alumno preparado para lograr sus metas.
  • Fortalece su fuerza de voluntad. La primera vez te duele todo, despiertas y dices “pero no vuelvo”, pero si continúas con la rutina te das cuenta que solo era al inicio, te das cuenta que entre más te esmeras, es más sencillo y es más fácil seguir haciéndolo. El alumno que hace del deporte un hábito es un alumno capaz de buscar ser mejor cada día.
  • Mejora su administración del tiempo. Levantarse todos los días temprano para ir a correr, hacer un espacio durante el día para ir a la clase, levantarse temprano un domingo para ir a la carrera o la competencia, implica saber darle tiempo a esta rutina sin descuidar otras cosas importantes. Un hijo así, seguramente será un hijo que administre su tiempo sin necesidad de estarlo “andaleando” él mismo sabrá cuánto tiempo de celular, cuánto tiempo de internet, cuánto tiempo de amigos y cuánto tiempo de fiesta. Es un alumno que sabe sus prioridades y actúa en función de ellas.
  • Fortalece su resistencia a la frustración. No lograr una meta, no lograr una marca, no ganar un combate o no terminar una carrera pudieran ser suficientes para desistir, quien practica deporte normalmente no desiste y esos momentos son razón para hacer un mayor esfuerzo, para tener mayor dedicación, una mayor atención y mayor cuidado. Un alumno que practica deporte difícilmente desiste y en cada tropiezo ve un nuevo reto.
  • Te forma en el respeto a las personas y las reglas. Todo deporte tiene reglas y en general las reglas se fijan para garantizar una sana convivencia, un deportista se forma en el respeto y entiende que respetar las reglas y a los compañeros le permitirá seguir avanzando en el logro de sus objetivos. Una expulsión o una descalificación duelen y son consecuencia de la falta de respeto a las reglas, a los compañeros o a los demás competidores. Un alumno que practica deporte tiende a ser una persona que evita meterse en problemas y más bien busca respetar y respetarse.
  • Se fortalece en el trabajo de equipo. El deporte siempre trae consigo la necesidad de interactuar, de ir junto a otros, que pueden ser compañeros o competidores y con los cuales se crea una fraternidad que los hace verse como equipo. Un alumno que hace deporte sabe la importancia de caminar junto a los demás para crecer juntos, la importancia de saberse útil a los demás y entender que siempre hay espacio para ayudar al otro.

En estos días tuvimos el honor de recibir y reconocer a los 7 medallistas de la región suroeste que estuvieron representando a Guanajuato en los Juegos Deportivos Nacionales de Educación Básica 2019 y algo que es digno de destacar es que son jovencitos o jovencitas educados, respetuosos y de buenos resultados educativos. Destacar además que estas 7 medallas son la mitad del total de las medallas que obtuvo el estado de Guanajuato debe ser un gran motivo de orgullo.

Ver a una abuelita orgullosa gritar desde el fondo de salón: “ese es mi nieto” me hizo recordar la importancia que tiene para la familia el que a los hijos les vaya bien, el que los hijos, y en este caso los nietos, logren cosas sobresalientes.

Hace un momento comentábamos que un campeón en el deporte tiene dos equipos de entrenadores; unos, sus maestros, que le ayudan en la técnica, en la práctica deportiva, y otros, su familia, que le ayudan en el arte de vivir, de superarse, de lograr sus sueños.

Pude en esa ocasión saludar a orgullos padres de familia y también a excelentes maestros que han hecho alianza con los papás para hacer de sus alumnos atletas exitosos.

En la experiencia personal, he descubierto que la práctica del deporte, te permite generar la disciplina necesaria no solo para la práctica del deporte en sí, sino también casi para cualquier actividad profesional.

Antes de arrancar cualquier proyecto hay que planear, hay que prepararse, hay que conocerse, hay que tener claros los objetivos a lograr, hay que motivarse y lograr que los demás estén motivados, hay que ir midiendo en el camino para hacer los ajustes necesarios y hay que tener clara la trascendencia de las metas, hay que tener claridad de dónde se requiere invertir tiempo, dinero y esfuerzo para lograr los resultados esperados; como en el deporte.

Por último, hoy que los hijos están en casa, es un buen momento para impulsarlos a realizar alguna actividad deportiva. Si tú…papá…practicas algún deporte? invita a tus hijos, si no practicas ninguno, es también para ti un buen momento, pues no hay mejor motivación para los hijos que ver en sus padres un ejemplo.

Y si te cansas no te preocupes, solo es al principio, si sientes que el corazón se te sale, recuerda que tu hijo lo vale y si sientes que las piernas ya no responden, recuerda que eres ejemplo para ellos, que cuando las piernas se cansen sea el corazón el que te impulse, como todo en la vida.

Nos vemos en la siguiente entrega.