Criminales y miembros de “la mara” se infiltran con oleadas de migrantes: Diócesis de Irapuato

Criminales y miembros de “la mara” se infiltran con oleadas de migrantes: Diócesis de Irapuato

2 junio, 2019 Desactivado Por Opinión Bajío

02 de junio de 2019

José Juan Ramírez

Irapuato, Gto. (Opinión Bajío).- Ante la oleada de migrantes centroamericanos que ingresan indiscriminadamente en el país por la frontera sur, el obispo de Irapuato Enrique Díaz Díaz indicó que se debe buscar un equilibrio entre el respeto a sus derechos e impedir la entrada indiscriminada, ante el riesgo de que se infiltren miembros de grupos criminales como La Mara Salvatrucha.

Cabe recordar que el mismo día que Estados Unidos anunció aranceles a productos mexicanos por la falta de control en el tema migratorio, en Salamanca, autoridades de seguridad detuvieron a un guatemalteco con un arsenal que incluía armas largas y granadas de fragmentación, quien reconoció formar parte de la delincuencia organizada.

Por ello, el obispo de Irapuato –quien procede de la diócesis de San Cristóbal de las Casas,  Chiapas, donde hay altos índices de migración- señaló que no se puede permitir el ingreso de migrantes de forma indiscriminada y sin control, porque si es real el riesgo de que se infiltren miembros de grupos criminales o terroristas.

“Ha sido un tema muy difícil, a mí que me tocó vivir aquellas circunstancias (en Chiapas) donde llegaban personas en la total miseria, caminando pero también se infiltran mucho los maras y los grupos terroristas y también mexicanos que van aprovechándose de la indefensión; ha sido no de ahora, sino de hace muchos años, uno de los graves problemas. Creo que si se tiene que poner mucha atención, no pueden entrar indiscriminadamente nadie”.

Refirió que a su paso por Chiapas, los obispos propusieron una especie de identificación o permiso temporal, que permita conocer la identidad de quien ingresa al país y así tener algo de control.

“Ha sido más grave el problema porque ahora sin oleadas de migrantes y que los apoyos son insuficientes, la iglesia sobre todo en Tapachula, en esas comunidades prestan ayuda, tampoco las entidades de migración son capaces de alimentar, se encuentran con un verdadero reto… Hay que buscar el equilibro entre el respeto a los derechos humanos y el respeto, cuidado y protección de la nación”, finalizó.