Frenar discursos que generan división y odio en México, pide Obispo de Irapuato

Frenar discursos que generan división y odio en México, pide Obispo de Irapuato

31 marzo, 2019 Desactivado Por Opinión Bajío

31 de marzo de 2019

José Juan Ramírez

Irapuato, Gto. (Opinión Bajío).- Mientras que refirió que debe cesar la división que buscan quienes dividen a los mexicanos en “buenos y malos”, el obispo de Irapuato Enrique Díaz Díaz puntualizó que la legalización de armas no es la solución para la violencia que azota el país.

Durante su mensaje dominical, el jerarca católico mencionó que es preocupante que haya quienes insisten en causar aún mas división de la que ya existe y se polarice la sociedad, lo que causa fragmentación. Por ello pidió frenar estos mensajes de odio.

“A mi me preocupa que muchas veces en la sociedad nos dividamos en buenos y malos, y acusemos a los otros y se vaya polarizando estas actitudes de decir nosotros somos los buenos y ellos los malos, cuando todos tenemos errores y debemos continuar construyendo fraternidad”.

“La actitud de encontrar hermano al hijo de restituir todo, sería muy importante en estos días en que nuestra sociedad se ve fragmentada, dividida, en donde unos quieren disfrutar todo y después se encuentran sin nada; que sea estos días de cuaresma un retornar a la casa del padre”.

Por otro lado, sobre la legalización de que los civiles puedan poseer –no portar- armas de grueso calibre, Díaz Díaz comentó que no es la solución, además que puede generar tragedias en los hogares con accidentes.

“Es el riesgo, lo digo, el riesgo de la desgracia de tener un arma; ciertamente la inseguridad nos lleva a defendernos, pero no vamos a lograr frente a la violencia. Con armas detener la violencia, pensemos un papá o una mamá en su casa, un arma pequeña, porque están muy limitados los calibres, ¿podrá enfrentar a la delincuencia que tiene armas más grandes? No son soluciones, es bueno que se busquen alternativas, que se llegue al fondo retomando los valores y castigue la injusticia y a quien cometa un delito”, finalizó el obispo de Irapuato Enrique Díaz Díaz.