Necesaria depuración policial constante para evitar corrupción: Ricardo Ortiz

5 marzo, 2019 Desactivado Por Opinión Bajío

05 de marzo de 2019

José Juan Ramírez

Irapuato, Gto. (Opinión Bajío).- En el municipio de Irapuato se han dado de baja 29 elementos del mes de octubre a la fecha por pérdida de confianza o actos de corrupción, señaló el alcalde Ricardo Ortiz Gutiérrez, quien indicó que la corporación local es confiable, pero reconoció que puede haber “prietitos en el arroz”.

Luego de que el gobernador Diego Sinhue Rodríguez y el fiscal Carlos Zamarripa evidenciaran graves y sospechosas omisiones de la policía Municipal de Villagrán en la atención de hechos del crimen organizado, el presidente municipal de Irapuato indicó que es importante tener depuraciones constantes.

“Habría que diferenciar, por un lado es cuando una institución se dedica a lo contrario de lo que debe dedicarse y la otra a la que estamos expuestas todas las corporaciones, de traer prietitos en el arroz,  no toda la corporación pero si alguno que se pueda corromper. En ese sentido, Irapuato tampoco está exento, ninguna corporación, nosotros estamos pendientes y hacemos revisiones permanentes y no solamente el tema de control de confianza; la otra son los análisis que se hagan al interior, independientemente del control de confianza, sino que se tomen determinaciones cuando por un lado sea visible la mala conducta de algún elemento o la otra cuando por un lado la mera sospecha es motivo de pérdida de confianza”.

Indicó que desde que inició la actual administración, de octubre a la fecha, se han dado de baja a 29 elementos policiales, por lo que consideró que la corporación policial es confiable, pero admitió la posibilidad de que haya elementos que puedan corromperse.

Sobre las declaraciones del alcalde de Villagrán y de algunos diputados locales que pretendieron justificar las acciones de grupos de personas que hicieron quema de vehículos y agresiones contra los cuerpos de seguridad como una consecuencia de la pobreza, Ortiz Gutiérrez comentó que bajo ninguna circunstancia, el delito se puede ver como un bien.

“El problema es que ponen adelante a mujeres y niños y eso es complicado para cualquier situación. No es posible que 200 o 300 personas se pongan a quemar carros porque están protegiendo a delincuentes… no puedes agarrar dinero bañado con sangre porque a final de cuentas te conviertes en uno más y aquí la pobreza no es ninguna justificación”, finalizó.